Transamericana – 2008

ITINERARIO TRANSAMERICANA

Después de 2 viajes a Asia (Vietnam y Tailandia) hemos hecho un cambio de orientación para visitar Sudamérica, y ya que vamos nos pegamos el gran viaje… “Si hay que ir se va, ir pa na es tontería…” no?

Así que empezaremos nuestro viaje en Iguazú para cruzar hasta el desierto de Atacama pasando por Misiones, Corrientes, Salta. Seguiremos hasta Bolivia para visitar el salar de Uyuni. Volveremos a Argentina para acabar de visitar la Quebrada de Humahuaca y finalizaremos nuestro viaje en Buenos Aires a base de música de tango.

Espero que podemos ir contando nuestra nueva aventura a medida que vayan transcurriendo los días.

De todas maneras aquí dejo nuestro itinerario de viaje. http://maps.google.com/maps/ms?ie=UTF8&hl=es&msa=0&msid=111781210484503777523.0004528e83f6647cfeddd&t=h&z=5

Próxima estación, Puerto Iguazú, Argentina!!

PUERTO IGUAZÚ – MISIONES

Después de 13 horas de avión hasta Buenos Aires no pudimos empalmar con nuestro vuelo a Iguazú a la hora prevista. Así que nuestro guía, Federico, nos llevo a dar una vuelta por Buenos Aires para desayunar en uno de los cafés notables de la ciudad “El café Tortoni”. Posteriormente nos desplazamos hasta el aeroparque para tomar el avión a Iguazú.

Llegamos algo más tarde de lo previsto, pero allí estaban Ramón y Martín, nuestros chóferes que nos acompañarían durante gran parte del viaje.

Antes de alojarnos en La Sorgente, fuimos hasta el monumento “los tres hitos”. A parte de ver el lugar donde confluyen Brasil, Paraguay y Argentina, tomamos nuestro primer mate.

Una vez alojados nos fuimos a cenar todos a “la Rueda” donde catamos un riquísimo Surubí (pescado de río de la zona).

Al día siguiente (05/08/08) visitamos el lado Brasileño de las Cataratas, así que desde Puerto Iguazú nos trasladamos con nuestro micro hasta la entrada del parque Brasileño. Nuestra guía Marisa fue la encargada de guiarnos por todo el recorrido.

El lado brasileño te permite tener una vista panorámica de las cataratas. Existen numerosos saltos: el Salto Bosseti, los saltos de Adán y Eva, el salto San Martín (el segundo en caudal). Desde la Isla San Martín se aprecian los saltos de los Tres Mosqueteros… Tras un paseo de una hora llegamos finalmente a la Garganta del Diablo. Hinoptizados por el agua dejamos que el sprite del agua nos mojará a su antojo. Como no podía ser de otra manera finalizamos el día con una caipirinha y compartiendo pizza.

Xavi y Alicia
Lola, Ali y Olga

Pensando que ya nada nos podía impresionarnos, al día siguiente (06/08/08) visitamos el lado Argentino. Que equivocados estábamos! Gracias al madrugón, fuimos de los primeros en llegar a la Garganta del Diablo, y realmente es impresionante ver como cae semejante cantidad de agua (casi 2000 litros/s), el ruido que provoca, el sprite de agua… una maravilla! Despedimos la Garganta del Diablo para tomar el paseo costero al resto de saltos, empezando por el salto Bosseti. Un poco más lejos nos volvió a seducir la caída de agua en el tobogán de San Martín.

Una vez almorzados bajamos a través de un sendero hasta el muelle de las lanchas. Como niños, Aurora, Ramón, Yolanda, Mariano, Xavi y yo nos subimos a una de esas lanchas. Y a grito de “banzai” nos empapamos bajo las cataratas. Por el camino de regreso llegamos a media altura del salto Bosseti, donde una terracita te permite llegar casi hasta el agua. La sensación de libertad, de inmensidad, de felicidad es indescriptible. Bonita despedida para tan majestuoso lugar.

Nos despedimos de Puerto Iguazú cenando un Surubí grillé en “El Quincho del tio querido” y ya que estábamos puestos… unas caipirinhas!

Notas:

  • Iguazú en guaraní significa agua grande (I = grande, guazú= agua)
  • Para visitar las cataratas recomiendo hacer este recorrido, es decir, empezar por el lado brasileiro y seguir por el argentino. El brasileiro es el que te permite tener una vista panorámica del lugar para poder situarte. En el lado argentino estás situado encima de las cataratas, ves los saltos desde arriba, lo cual es más impresionante.

“LA CHACRA” – MISIONES

Partimos de Puerto Iguazú camino las Misiones de San Ignacio de Miní. Más de 100km de tierra rojiza y selva subtropical.

Al llegar a San Ignacio el guía local nos explica la historia de las Misiones; como 3 jesuitas llevaban una misión de más de 4000 guaranís, su manera de vivir y de organizarse. El guía era una persona realmente interesante, estuvimos encantados con sus explicaciones.

Llegamos a “La Chacra” para el almuerzo (sopa, pastel de carne y queso con guayaba de postre). El lugar era realmente hermoso, un enorme jardín con lapachos rosados y una pileta rodeaban la casa de los dueños donde pasaríamos la noche.

Por la tarde visitamos la fábrica de producción de “Yerba” y posteriormente un aserradero. Las condiciones de trabajo son bastante precarias, sin ningún tipo de seguridad. La visita resulto interesante, ver como se produce el producto más consumido del país (después de la carne), en la región de la “Yerba”, Misiones.

Por el camino de vuelta hicimos fotos al atardecer en un antiguo cementerio. De nuevo en la chacra, un riquísimo mate dulce con pastas nos estaba esperando. Aprovechando el momento de ocio, Federico nos enseñó a jugar al “Truco” (típico juego de cartas argentino).

Finalizamos el día con una reunión de grupo y unas risas frente a la chimenea.

SAN GARÁ, ESTEROS DE IBERÁ – CORRIENTES

Aprovechando el rinconcito zen que teníamos al lado de la pileta Mariano nos dio una clase de Yoga a Pablo, Lola y a mí para tomar fuerzas y relajarnos antes de partir de la chacra.

Tras un paseo por la costa del Paraná en Posadas frente a Paraguay tomamos de nuevo el micro para dejar la rojiza región de Misiones y entrar en Corrientes.

Llegamos a San Gara para el almuerzo. San Gara es una enorme hacienda con 7000 reses, casi 100 caballos en una extensión de 12000 hectáreas. Nos acomodamos en nuestros aposentos antes de partir hasta una playa al borde del Paraná y contemplar una linda puesta de sol.

La cena fue de lo más típico, por fin un asado argentino, unas empanadas, mate y un truco, todo ello compartido con los gauchos del lugar. Finalizamos la velada a ritmo de Chamamé.

Al día siguiente por la mañana (09/08/08) 17 caballos nos estaban esperando para llevarnos de paseo… Sí, sí eran ellos los que nos sacaban a nosotros, ahí subidos pocas decisiones tomábamos. Realmente los caballos seguían las órdenes que les deban los gauchos que nos acompañaban. Poco a poco le fui tomando confianza al animal hasta el punto de pedir un poco más de “marcha”, pero en cuanto se me puso a trote retiré mi petición 😛

Los gauchos de la hacienda trabajan y viven allí de Lunes a Sábado noche, su labor consiste en domar los caballos, ocuparse del ganado y mantener toda la hacienda. Un trabajo duro que requiere fuerza física y plena dedicación. Antolín era el más joven de todos, 16 años, y Rojas el más veterano. Ambos fueron los que nos acompañaron en todas nuestras excursiones.

Almorzamos temprano para partir hacia otra hacienda, San Juan de Poiahui, desde la cual se accedía a los esteros. La casa de Don Marcos era realmente preciosa, todavía mantenía su estilo inicial.

Montados en un remolque tirado por un 4×4 que a su vez llevaba también a remolque una lancha partimos hacia la entrada de los Esteros. A los largo del paseo pudimos ver Carpinchos, Jacanas, Ñandus, Chajás y algún que otro Yacaré.

Pablo, Olga, Sergi y yo fuimos en la barca “más veloz” de todas así que debido a la velocidad vimos Yacarés, Carpinchos y un nido de arañas. El resto de animales quedaron atrás. El paisaje era realmentes hermoso.

Por el camino de vuelta Antolín diviso Ciervos de Río bajo una preciosa puesta de sol como despedida.

De nuevo en la hacienda y por si moríamos de hambre, Don Marcos hizo preparar una rica merienda con pasteles y tortas dulces.

Finalizamos nuestro día cenando milanesas y puré de calabaza con papas.

Nota:

Carpincho: Es el roedor más grande del mundo, conocido también como Capibara en el resto de Sudamérica.

Jacana: Pajarito anaranjado que cuando vuela se le ven las alas de color amarillo/verde.

Ñandú: Parecido a una Avestruz.

Chajas: Pájaro territorial con cuello blanco y negro que cuando se le invade el territorio empieza a gritar. En algunas haciendas lo tienen como guardián.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: